Que nunca te falten los peces

Bueno, pues estamos a pique de un repique de empezar el año nuevo. Ya saben, lo de las navidades y eso, sí, vale, pero la fiesta gorda es el año nuevo lunar, que empieza este próximo lunes.

El caso es que la batallita de hoy viene por lo siguiente: observen a Ms. y Mr. Babósez delante de la discreta decoración de, cómo no, un centro comercial.

IMG_2765.jpg

Lo normal: la decoración de año nuevo, basada en peces. El caso es que los peces dorados son el elemento decorativo básico de estos días. Lo que, claro está, nos ha hecho levantar una ceja, poner pose de estar pensando, y lanzarnos a indagar sobre el porqué de tan curiosa tradición.

El proceso de investigación comenzó con esta otra visión, en el edificio donde se encuentra la guarida secreta de Ms y Mr Babósez

peces.jpg

Bien, el signo grande es el de la buena fortuna y debajo de él hay un pez. Hasta ahí todo «normal», o por lo menos, todo como lo hemos visto miles de veces. Sin embargo, en la derecha, hay cuatro signos más:

年年有余

Y aquí claro, es donde la cosa empieza a retorcerse. El primer signo es «año» (nìhn en cantonés), el tercero «tener, haber» (yáuh) y el último el más conocido del pintoresco idioma local: el NIQS (ni idea de qué significa).

Sin embargo, como ya vamos aprendiendo algunas cosas, sabemos que cuando una cosa se repite, en realidad lo que quiere decir es «toda esa cosa».

Es decir, que

年年

que literalmente es «año año» en realidad significa «todos los años». Por tanto, la cosa sería «que todos los años tengas NIQS».

Por tanto, ya sólo faltaba saber qué significa NIQS. Bueno, pues tras mucho preguntar, consultar las hemerotecas, mirar microfilms, y poner un par de lavadoras, descubrimos que

significa «más que». Es decir, que todo junto, sería algo así como «año año tener más que», que traducido a los pintorescos idiomas occidentales, sería algo así como «que todos los años tengas más de lo que necesites».

No está mal, no es mal deseo para el año nuevo. Pero, claro, ¿esto qué tiene que ver con los peces? Ahí vamos.

suena, en cantonés, yùh. Igual que

que como puede verse, no tiene ninguna relación, con el anterior, al menos en cuanto a número y colocación de palitos. Porque en cuanto a sonido, son idénticos. Es decir, que

suena igual que

es decir, en ambos casos, yùh.

Pero ¿qué representa 魚? Imagino que ya se lo ven venir, pero por si acaso: pez.

Por tanto, cuando uno ve un pez, y piensa para sí mismo «mira, un yùh», en el fondo está diciendo lo mismo que si dijera «mira, una abundancia».

Pero esperen, que hay más.

Resulta que

significa «dorado», y también «oro». Suena «gām», por cierto.

Total, que si tuvieras un pez dorado:

金魚

cuando lo miraras pensarías: «anda, mira, un gām yùh». Igualito que si pensaras «oro en abundancia».

De ahí, finalmente, el porqué de los peces dorados que decoran allá donde mires.

A ver si nos da tiempo, y antes del año nuevo les contamos lo de las vacas…

La tontifoto de hoy

Día del bombero en Sha Tin, con demostraciones variadas de uso de tácticas de apagar fuegos.

El caso es que allí estaba Bomberito, el primo apagafuegos de Maderito, en este caso en el camión denominado «unidad móvil de publicidad» del cuerpo.

IMG_2749.jpg

Casi le dan a uno ganas de que se le queme la casa. Casi.

El éxito coreano de la semana

Hoy el empacho de colorines lo traen Kara, reconocido como el grupo más «cute» de Korea. Madre, miedo me dan.

Se recomienda al lector que no haya perdido la vista, que tenga en cuenta que este vídeo ha sido seleccionado por contener muchos de los gestos habituales en las pintorescas locales de este pueblo, así como por su estilismo, un pelí, pero sólo un pelín más exagerado que lo que se despacha por la calle habitualmente.

Ya saben: la mujer oriental, esa gran desconocida.

Y ya que estamos con los restaurantes

Esta vez, en sección tirando a no baratos.

Resulta que los usos y costumbres locales mandan que no deben faltar el té en ninguna mesa. El té es bueno para el organismo, ayuda a digerir la comida, y se bebe como si fuera agua. Así pues, en cualquier mesa de cualquier restaurante, siempre hay al menos una tetera.

Bien, de tanto que se bebe, de vez en cuando hay que rellenar. Pero en vez de llamar al camarero y pedirle que rellene, lo que debe hacerse es levantar la tapa de la tetera, y dejarla a un lado. A la velocidad del rayo, alguien vendrá y rellenará.

¿Porqué así? Pues hay varias explicaciones. A mí la que me gusta es que hace mucho, mucho tiempo, un jovenzuelo fue a comer a un restaurante, llevando consigo un pájaro que le había regalado su amada antes de marcharse de viaje. Así pues, para que el pájaro no se escapara, el jovenzuelo lo metió en una tetera, y puso la tapa.

Sin embargo, un camarero, muy profesional él, levantó la tapa de la tetera para ver si necesitaba ser rellenada, y el pájaro se escapó. Desde entonces, nadie levanta la tapa de la tetera para mirar a ver si está vacía o no. La rapidez en rellenar, contada desde el momento en el que levantas la tapa, es directamente proporcional a la calidad del servicio que se le asignará el restaurante.

Por cierto, cuando te rellenan la tetera no hay que decir «gracias con la boquita», sino que se deben dar un par de golpecitos en la mesa con tres dedos (el índice y los dos de al lado van bien). También para eso hay varias explicaciones, pero la que a mí me gusta es que hace mucho, mucho tiempo, un emperador se fue de viaje de incógnito por sus tierras, con varios miembros de su séquito, para conocer de cerca los sufrimientos de su pueblo.

En una parada para comer, el emperador se vio obligado a servir el té a sus compañeros de viaje, cuando le tocó el turno, y éstos, deseosos de mostrar el debido agradecimiento pero no de estropear el incógnito, decidieron hacer una «reverencia» con los dedos en vez de con el cuerpo completo, como mandaba el protocolo de reverencias.

¡Garsón! ¡Un 0T!

Una tontería de esas que hacen gracia.

Los pintorescos usos y costumbres locales, sección restaurantes, subsección restaurantes baratos, sub-subsección chiringuitos, obligan a que, una vez acomodados, el camarero tome nota de los pedidos en una hojita de papel que, posteriormente, desliza debajo del cristal que protege la mesa, de forma que, a la hora de marcharse, uno coge el papelito, y según se marcha, adiós-gracias por venir-hasta la próxima, pase por caja y se deje ahí los dineros.

El caso es que, hace tiempo me fijé en que, algunas veces, en el papel en cuestión aparecía una o varias veces el término «0T».

Así pues, me puse a investigar, y tras mucho investigar, cúmpleme comunicarles lo siguiente.

En Hong Kong se utiliza la escritura tradicional. Pese a los aparentes esfuerzos del Gobierno de Pekín porque se adopte la simplificada, aquí se siguen poniendo palitos hasta aburrir. Pero claro, cuando eres un estresado camarero no te puedes parar a poner todos los palitos que corresponden cuando tomas nota de los pedidos, así que parece ser que se ha desarrollado todo un lenguaje escrito informal, que puede variar (aunque parece ser que sólo levemente) de un restaurante a otro, que mezcla escritura tradicional, simpificada, y términos en inglés para tomar las notas.

Pero a lo que iba, el 0T (un cero y una T). Pues resulta que eso es té con limón. Lo de la T es más o menos creíble, pero ¿el cero?

Pues resulta que limón se escribe así:

y suena, más o menos «ning» (para los puristas y/o tocacanicas, la romanización Yale es nìhng, es decir, tono descendente)

Lo que pasa es que en realidad, la mayoría de los jonkoneses no son muy amigos de las «n» iniciales, y tienden a pronunciarlas como «l». Ole.

Así pues, el jonkonés medio, no diría «nìhng» sino «lìhng». Que en realidad, significa «cero». Por si alguien tiene curiosidad, se escribe así:

Exacto, no con un punto gordo vacío por el centro, no. Ole otra vez.

Total, que como té, que suena «chàh» se escribe así:

.. y que como puede verse, tiene muchos palitos, cuando pides un té con leche, el camarero te apunta un 0T. Fascinante.

Por cierto, hay muchos más ejemplos de este pseudo-idioma. Mi favorito, en el que se utiliza el signo simplificado que significa «vicioso» para apuntar que has pedido el menú del día…

El tontivideo de hoy

El año nuevo lunar, también conocido como año nuevo chino y también conocido como festival de primavera está a la vuelta de la esquina.

McDonalds presenta su oferta especial de año nuevo. La verdad es que la oferta en sí es lo de menos, sobre todo después de ver el anuncio:

Lo único que entiendo es la primera frase (la forma de desear un año lunar lleno de bienes) y alguna cosa suelta más como «teléfono», «es suficiente» y «vapor». Claro, que no sé si realmente no estoy mejor sin entenderlo…