Día 66 de la era del dragón

El día 66 de la era del dragón puede tener varias lecturas. Todo depende de la boca que lo cuente. Sin entrar en detalle podríamos decir que: tuvimos una reunión de 4 horas, que en casa nos esperaban unas ostras frescas y que terminamos el día con un partido de tenis antes de degustar una deliciosa comida china. (versión Cuqui)

Entremos en detalle.
1) La reunión, en inglés toda ella (por lo que hubiera agradecido unos subtítulos) iba sobre los presupuestos que se aprobaron en la reunión de curso pasado (que yo no estaba) es decir, yo… haciendo la lista de la compra. El profesor Dr. Hung, enfrente de mí estuvo todo el tiempo con los ojos cerrados, no sé si dormido o en estado de meditación profunda.

2) Las ostras. Cuando regresé a casa a recoger a Mister Peláez, éste se estaba poniendo las botas a ostras. Un compañero de piso es camionero y reparte comida, o sea que había conseguido UN SACO DE OSTRAS a precio de calamares a la romana, que degustó hasta el gato de la casa.

3) No, no estoy loca por el tenis ni me encanta su ritmo tan electrizante. Pero es que no os podéis imaginar la de pistas de tenis que hay por todas partes. Así es que una llega a la conclusión de que o las regalan o te regalan algo cuando vas.
Ni corta ni perezosa, reservé una cancha el viernes pasado para que mi santo y yo hiciéramos un pelin de deporte y pusieramos un poco en movimiento estas nuestras lorzas.
Es importante aclarar que ninguno de los Peláez sabe jugar al tenis. Nos dejaron unas raquetas, unas cuantas pelotas de tenis y hala… a jugar.
Estas son algunas instantáneas del momento, que por supuesto hicimos más deporte agachándonos a por las pelotas que jugando… que desastre…
Sr. Peláez:

Tennis at CUHK

Sra. Peláez:

Tennis at CUHK

4) En casa nos esperaban nuestros tallarines hinchables. Es decir, abres el bote, lo llenas de agua caliente, esperas 3 minutos y tienes la cena hecha. Buenísimos, porque los hay de todos los colores, sabores… (versión Sra. Peláez)

César da el yakichán de loto del viernes a las ostras que se comió aunque dice que no le gustaron mucho 😉
Celia da el yaquichán de loto al mismito viernes por el hecho de ser viernes que ya es bastante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *