El sistema político

El sistema político de Hong Kong es un poco extraño, como lo es en general el resto de su situación. No está basado en el sufragio universal, aunque sí que hay, al menos, cierta oportunidad, muy diluída, de participación ciudadana.

Los que mandan de verdad
El «Presidente» del Gobierno (Chief Executive of Hong Kong) no es elegido directamente, sino a través de un colegio electoral, parcialmente elegido a dedo, y con el resto de sus miembros elegidos en elecciones especiales con sufragio limitado.

El sistema es compliado, pero se puede resumir en que hay elecciones en las que pueden votar todos los residentes permanentes (los que llevan más de siete años seguidos viviendo aquí), y otras a las que sólo pueden votar los 18.000 miembros de los llamados «functional constituences» que son profesionales reconocidos y/o grupos económicos establecidos.

El poder ejecutivo, lo representa por tanto el Chief Executive. Actualmente el cargo lo ostenta este señor, llamado Donald Tsang, conocido entre otras cosas por sus habitualmente discretas pajaritas:
Donald Tsang1 Narrowweb  200X272
El poder legislativo lo ostenta el Legislative Council, que tampoco se elige directamente; sólo se eligen directamente 30 de los 60 escaños, y repartidos en demarcaciones geográficas, mientras que los otros se eligen por los «functional constituences».

Hong Kong, además, está representado en el Congreso Popular Nacional por una delegación elegida por un comité electoral especial.

¿Hay partidos políticos? Sí, repartidos en tres bandos: los pro-gubernamentales, los pro-sufragio universal, y los que ni lo uno ni lo otro, pero sin demasiado poder real.

En general, la cosa se resume rápidamente: manda Pekín, con cierta pátina democrática.

Los que mandan más bien poco
Los Consejos de Distrito son los equivalentes a los Ayuntamientos españoles, si no fuera porque en realidad no son más que órganos consultivos en asuntos de administración de los distritos.

La descripción de las funciones de los Consejos de Distrito es tan vaga y genérica que pueden verse como una forma de democracia participativa, o como lo que son el realidad, más bien poquita cosa.

En total, en todo Hong Kong, hay 529 miembros de los Consejos de Distrito. 400 de ellos son elegidos, a razón de uno por cada «constituence» en los 18 distritos, por el sistema llamado «el primero se lo queda todo» (es decir, que se presentan varios candidatos para un único puesto, y por tanto, se lo queda el que más votos tenga). Otros 29 son miembros de oficio (los Comités Rurales de los Nuevos Territorios) y otros 102 son sutilmente elegidos a dedo por el Chief Executive.

¿Porqué contamos esto ahora? En primer lugar, porque ha hecho falta dos meses para entenderlo. Pero, además, porque el próximo día 18 de noviembre se celebran las elecciones a los Consejos de Distrito.

Fascinante, lo sé, pero queremos contar un par de curiosidades al respecto. Una de las peores cosas que se pueden hacer en Hong Kong, después de ser miembro de una triada, es tirar un papel al suelo. Las calles, el metro, los centros comerciales, están llenos de avisos en los que se recuerda la multa que uno se puede ganar si tira basura fuera de los contenedores a tal efecto proporcionados por las autoridades.

Por eso, imagino, es muy raro ver carteles en ninguna parte. El equivalente local a los carteles son pancartas de vinilo que se cuelgan de paredes y sobre todo de las medianas de las calles. Y ahora que estamos en época electoral, se mantiene la costumbre. Vean, si no, los anuncios de tres de los candidatos al Consejo de Distrito de Jordan:
District Council Elections
District Council Elections

El horario de los Colegios Electorales es como el horario de las tiendas, es decir, todo el día: de 7:30 de la mañana a 10:30 de la noche.

Y no sé si será por lo inútil de las elecciones, o porque realmente se quiere que sean útiles, pero la propaganda institucional animando a acudir a las urnas es bastante potente. Eso sí, en la televisión no hay anuncios de los candidatos, pero es habitual verlos por la calle repartiendo folletos y/o sonrisas (por ejemplo, ayer vimos a uno de los candidatos de la isla, él sólo, en una rotonda, saludando a los coches que pasaban).

2 comentarios en “El sistema político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *