Otra de medicina china

Lo de la reflexología tiene su mucha importancia por aquí. Lo tocaremos con más profundidad, sobre todo cuando por fin vayamos a que nos peguen un buen meneo en los pies.

Pero si en los pies se reflejan todos los órganos internos del cuerpo, en las manos parece ser que pasa algo parecido.

Por ejemplo, el punto señalado en la foto:

20071229-DSC_7416-Edit.jpg

Es en el que se refleja el estómago. Lo he podido comprobar ayer mismo, que he estado bastante indigesto. Al presionarme el experto en estas cosas en ese punto, vi las estrellas del dolor, dolor que ya no he sentido hoy, que estoy mucho mejor.

Según parece, además, masajearse ese punto en ambas manos durante unos cinco minutos al día, es más que bueno para el funcionamiento del aparato digestivo.

No quedéis en la estación

El próximo día 31 se esperan 500.000 personas en Victoria Harbour para presenciar los fuegos artificiales especiales (lo que al parecer por aquí se llama New Year’s Countdown).

Desde la semana pasada están preparadas las vallas que utilizará la policía para el control de la multitud, pero en estos días hemos visto otra cosa que nos ha llamado la atención.

En los pasillos y andenes de la estación de Tsim Sha Tsui, se han colocado carteles en los que se informa que el próximo día 31, a partir de las 6 de la tarde, se aplicarán las medidas de control de multitudes habituales, por lo que se pide que no se quede con nadie en el interior de la estación, ya que no se va a permitir a nadie que se pare a esperar.

La cosa promete.

Los números en cantonés

¿Cómo se indican los números con las manos en cantonés? Sabemos que todo el mundo se hace esa misma pregunta, así que vamos allá con la respuesta.

Uno:

Uno

Dos:

Dos

Tres:

Tres

Cuatro:

Cuatro

Cinco:

Cinco

Seis:

Seis

Siete:

Siete

Ocho:

Ocho

Nueve:

Nueve

Diez:

Diez

Ojito, porque eso sólo vale para el cantonés. En mandarín, algunos cambian. Pero eso, para otro día.

Hasta entonces se despide, afectuosamente, y super-cute…

Cute

Día 126 de la era del dragón

Recién terminada la BBQ Xmas Edition, tengo el honor, antes de caer redondo bajo el peso de las toneladas de alitas de pollo, tofu, pescado, y setas y verduras en general que hemos degustado, de proceder a la fascinante narración del trepidante día de ayer, 24 de diciembre de 2007.

Comenzamos con una excursión al aeropuerto, para recoger a Carmen Chú y a Xtian. El aeropuerto está en Lantau, isla en la que también está Disneyland Hong Kong, lo que probablemente explique el porqué de esta señal:

XMas BBQ

En el aeropuerto también hay varios árboles de navidad, por cierto.

XMas BBQ

El caso es que tras larga espera, por fin llegaron los invitados. Como buenos lectores de este blog que son, saben que el jet-lag no es excusa para posar en las fotos con la actitud correcta: super-cute.

XMas BBQ

Una vez llegados a casa, algunos intentamos explicar a Rex en qué consiste la lucha grecorromana:

XMas BBQ

Los invitados, mientras, comenzaban a llegar:

XMas BBQ

Así que, según iba llegando gente, iban posando para la foto:

XMas BBQ

XMas BBQ

XMas BBQ

XMas BBQ

Lo demás, se lo pueden imaginar. Pero por si acaso, hubo comida:

XMas BBQ

Más comida:

XMas BBQ

Y más fotos super-cutes:

XMas BBQ

XMas BBQ

XMas BBQ

Resumiendo: nos pesa la barriga. Que se lo pasen bien

Día 125 de la era del dragón

Con prisa, que hoy tenemos barbacoa XMas Edition, y tenemos que ir al aeropuerto a buscar a Carmen Chú y XTian (XMas Edition ambos también).

Ayer, domingo, empezamos el día perreando como campeones (gané yo el concurso de perreo), y luego seguimos con La Gran Compra para la BBQ XMas Edition, etapa 1. No les voy a aburrir con detalles, pero les diré que una cena para 12, potente, se puede apañar por unos 50 euros. Bien.

De ahí, nos marchamos a la civilización. En concreto a Causeway Bay, porque nos habían regalado unas entradas para una especie de Feria de Muestras, la llamada 42º Edición de la Feria de las Marcas de Hong Kong.

Los que conozcan Madrid, y hayan sufrido la experiencia de pasar por el centro en los días anteriores a navidad, que recuerden la cantidad de gente que vieron, que multipliquen por mil, luego otra vez por mil, y tal vez se hagan idea de lo que había ayer por la calle.

Por ejemplo, en Sha Tin, en el centro comercial de siempre, donde además, había un concierto.

Day 125

Concierto que atrajo más gente de la habitual si eso es posible.

Day 125

Bien, lo dicho: Causeway Bay. Nada más salir del metro, vimos una cámara demasiado grande, que como ya saben, sólo puede significar una cosa: señoritas faltas de noodles y de centímetros de faldita, promocionando cacharritos:

Day 125

Aquí, hasta los niños de pecho se pirran por los cacharritos (como debe ser)

Day 125

Total, que conseguimos llegar a Victoria Park, que era donde se celebraba la feria. Feria adornada con motivos navideños:

Day 125

Day 125

Day 125

Como he dicho, la feria se supone que era «de las Marcas», pero en realidad era, en su inmensa mayoría, una feria alimentaria. Exacto, Mr. y Ms. Peláez en medio de una Feria Alimentaria en China…

Comenzamos con un delicioso helado de dos bolas, una de mango y otra de choco (ambas, como debe ser, con cachitos de su respectiva materia prima)

Day 125

Continuamos con un poco de dim sum. Yummy-yummy!

Day 125

El dim sum lo preparaban delante de tus gafotas:

Day 125

También le pegamos un tiento a las bolas de pescado, y fruimos probando todo lo que había de degustación, que en muchos casos eran frutas y/o pescado seco:

Day 125

Day 125

Day 125

También nos encontramos con un par de personajes peculiares:

Day 125

Day 125

Incluso había un puesto en el que te hacían electro-acupuntura en las manos. No probamos, una pena.

Day 125

La verdad es que no éramos del chiste para nada. No vimos ningún occidental más, así que todo el mundo nos miraba sin reparo. Como además, nos hacemos fotos con la comida y cosas así, imagino que eso hacía que nos miraran más.

Finalmente, ocurrió lo inevitable, y dos chavales que estaban trabajando en el puesto de zumos de mango (mmmmmm!) nos dijeron que si nos importaba hacernos una foto con ellos. Obviamente, accedimos, y a cambio:

Day 125

Tras salir de la feria nos volvimos andando hasta Admiralty, lanzando oooohhhs y aaaaaaahhs ante todo lo que veíamos (como siempre), y algún que otro uyuyuyuyyyy cuando casi nos pillaba algún coche (como siempre también).

Aquí les dejo con un par de instantáneas de Causeway Bay, sección alrededores de Times Square.

Day 125

Day 125

Day 125

Day 125

Eso último era un tranvía especial, en el que iban chorrocientos jóvenes cantando villancicos.

Total, que vuelta para casa en el 72, con un aire acondicionado que nos dejó pelados de frío:

Day 125

Y eso es todo. Como dicen los centros comerciales por aquí:

Day 125

Como dicen las personas por aquí: 聖誕快樂, que traducido quiere decir que se lo pasen bien hoy, y que les deseamos que nadie se empache de turrón ni de familia.

Ejem

¿Recuerdan lo de que en Hong Kong se venían los iPhones piratas a patadas no? Bueno, pues no sólo se venden «de aquella manera» sino que acabo de ver un anuncio en la tele de un concurso de esos en los que se participa mandando un sms con una palabra clave (o no, porque el anuncio era en cantonés), en el que el premio era un iPhone.

Sin complejos.

Día 124 de la era del dragón

Qué pena, que ya sólo hay trepidantes narraciones de nuestras increíbles aventuras de ciento en viento. No hay nada como la rutina…

En fin, que hoy, día 124 de la era del dragón, tenía que hacer unos recadillos en el centro (que, pese a implicar pasar por mi tienda de fotos favorita, no han traído consigo ninguna fiesta en la sede de VISA, más allá de aquellas a las que obliguen las entrañables fechas en las que nos encontramos). Así pues, me he dicho a mí mismo: ¿a que no te atreves a intentar encontrar una conexión por superficie entre Central y Causeway Bay?


Ver mapa más grande

Lo de la conexión por superficie tiene su miga, porque esto es el reino de las pasarelas, así que no es tan sencillo como parece ir de un punto A a otro B siguiendo el camino en teoría más corto. Pero no adelantemos acontecimientos.

La jornada ha comenzado en Central. Tal vez sea difícil de creer, pero hoy había más gente por la calle de lo normal. Y si se tiene en cuenta que «lo normal» es que es muy difícil andar por la acera, se pueden imaginar. Espero que esta foto dé una idea:

Day 124

Tras salir de la tienda de afotos, me he acercado a Statue Square. No sé si se acordarán, pero ahí es donde se ha colocado el árbol de navidad «oficial», junto a un escenario en el que se suceden los números musicales, de 12 de la mañana a doce de la noche, día tras día. Hoy, cuando he pasado por ahí, estaba actuando un coro de lo más gracioso, que acompañaba todas sus canciones con muchos y muy variados gestos:

Day 124

Day 124

No obstante, me temo que el respetable estaba a otra cosa:

Day 124

Pero para eso es el respetable, para hacer lo que quiera.

Por cierto, que han añadido un nuevo sector en la plaza, para otras profesiones religiosas. Perdonen mi ignorancia, pero no sabría decir exactamente en qué consisten, aunque el rito de una de ellas era bastante sencillo. Los fieles se acercaban a la cruz, y se les entregaba una de las campanas que colgaban de ésta:

Day 124

El belén sigue tan discreto como el primer día:

Day 124

A unos metros, estaban ensayando la ceremonia de inauguración, que se ha celebrado esta misma tarde, del Tour del Mar del Sur de China:

Day 124

La carrera, la prueba ciclista más importante de la comarca, comienza mañana con una etapa urbana por Hong Kong, y termina dentro de una semana en Macao.

Day 124

Estupendo. Momento de seguir camino, no sin antes hacer notar una nueva campaña institucional: eviten las fugas en las tuberías.

Day 124

Por cierto, no sé si se acuerdan de las dos señoritas que eran la imagen de la campaña navideña del Tourism Board. Aquí las tienen en un tranvía, arrebatadísimas a la vez que arrebatadoras:

Day 124

Hablando de tranvías, parece ser que en Hong Kong también se representa Cats. ¿No se ve la relación? Yo diría que sí…

Day 124

A estas alturas de la mañana, ya iba por Admiralty. Por cierto, en una de las pasarlas que une las dos mitades de Pacific Place, un centro comercial que se desparrama por las dos lados de la calle, han añadido, en el tejado de la misma, una especie de simulación de edificio con árboles de navidad. Vean la foto, a lo mejor lo entienden:

Day 124

El siguiente paso, tras Admiralty, y siguiendo todo recto, fue Wan Chai. Decir que había mucha gente en Wan Chai es lo mismo que decir que en el mar hay mucho agua. La cantidad de gente que habría, que no me pude hacer un hueco ni para sacar la cámara.

Cosa que no mejoró al llegar a Causeway Bay, sección Times Square. En su día también contamos cómo cuando se ven muchas cámaras en la calle en un área muy pequeña suele ser porque cerca hay alguna señorita intentando vender algo, señorita a la que la falta tanto un poco de ropa como un poco de chicha. Con esos antecedentes, ¿alguien se atreve a decir qué pasaba aquí?

Day 124

Exacto, chica mona en nanofalda.

El ir a Causeway Bay tenía su justificación: exploración de pasarelas, para ir buscando sitios en los que clavar el trípode en el primer atardecer meridianamente claro que haya, y así intentar fotillos fetenes. Objetivo cumplido, veremos lo que se puede sacar de aquí:

Day 124

Por cierto, en uno de los pilares de una de las pasarelas estaba esto:

Day 124

Con la satisfacción del deber cumplido, llegó el momento de emprender el camino hacia Mong Kok, para rescatar a mi santa de sus obligaciones laborales. Eso sí, por el camino bonito: ferry a Tsim Sha Tsui, y luego KCR a Mong Kok.

Por cierto, en Tsim Sha Tsui (como en Central) ya está todo preparado para controlar a las masas que se esperan para los fuegos artificiales del día de nochevieja: vallas, pancartas en altura indicando por dónde se va a las bocas de metro, y puntos de recogida de niños perdidos:

Day 124

César le entrega el Yakichán de Loto de hoy a todas y cada una de las personas con las que se ha golpeado hoy en la calle: lo siento, chicos, no soy malo, sólo soy torpe…

Celia le entrega el Yakichán de Loto de hoy a su almohada, donde está pegando la oreja desde hace un rato.

Aquí hay tomate

Son las dos y media de la tarde, lo que corresponde con «la hora de la sobremesa» y en CCTV 9 (la cadena en inglés de la televisión central china) están retransmitiendo un concurso.

En él, estudiantes de toda China compiten, ante la mirada atenta y lo que es peor, ante los dardos dialécticos de un jurado, por el honor de competir en el Campeonato Mundial de Debate Universitario que se va a celebrar el año que viene en Bangkok.

En la ronda clasificatoria de hoy, el tema de las intervenciones es el «yo» global.

Lo mismito que en mi pueblo.