Más sobre el hiking

Ya hemos contado más veces lo del hiking, o cómo en Hong Kong se ha conseguido convertir el «salir al monte» en una actividad parecida en riesgo a ir a un centro comercial, y probablemente igual de costosa por el equipo que, aparentemente, se precisa para practicarlo satisfactoriamente.

La afición al hiking en Hong Kong es brutal. Desde algunos de los Gobernadores de Su Majestad (como MacLehose, que ahora da nombre a una de las pistas más famosas), hasta los grupos de jubilados en buena forma, la cantidad de ávidos practicantes de esta modalidad deportiva es enorme.

Para hacerse una idea de hasta dónde llega la cosa, en la televisión de los autobuses (porque en este pueblo los autobuses tienen su propia televisión), gran parte de la programación, yo diría que más de la mitad de la misma (una vez eliminados los anuncios, que hacen el 80% del total), está dedicada a dar consejos sobre equipación, técnicas, y material de hiking. Más aún, en la televisión normal, los jueves y viernes, en los programas matutinos, hay siempre algún experto en la materia contando las bondades de un determinado GPS, o de una tartera (para llevar los filetes empanados, imagino) o de un nuevo modelo de bastón con la empuñadura más ergonómica de todas.

Bien, pues una vez puestas las bases de la importancia del hiking en la vida diaria del jonkonés medio y entero, vamos a lo que importa: las cosas curiosas.

Curioso es, por ejemplo, algo sobre lo que ya hemos dado la tabarra más veces: la señalización.

Las pistas están perfectamente señalizadas, con postes cada 500 metros, en los que hay una placa metálica con las coordenadas GPS, así como algún recordatorio del número y el procedimiento correcto al que acudir en caso de emergencia.

Además, en cada lugar en el que sea remotamente posible que quede alguna duda sobre el trazado correcto de la pista, hay señales que te sacan de la duda a la velocidad del rayo.

Pero resulta que eso no es todo. Resulta que el Gobierno de Hong Kong, por medio de la autoridad correspondiente, que es la Country and Marine Parks Authority, siendo como es parte del Agriculture, Fisheries and Conservation Department, contribuye al perfecto ejercicio del hiking con una clasificación y catalogación de las pistas que produce sorpresa.

Porque no, no hay pistas de hiking sin más. Hay pistas de hiking (Hiking Trails), pistas campestres (Country Trails), paseos familiares (Family Walk), pistas para amantes de la naturaleza (Nature Trail), paseos entre los árboles (Tree Walk), y para rematar, una pista de hiking de entrenamiento (Hiking Practice Trail).

El motivo de esa clasificación es, en primer lugar, proporcionar a los aficionados un sistema jerárquico basado en la dificultad por el que deban escalar. Es decir, que lo primero que se debería hacer es hacer la pista de prueba, cuyo fin es, traduzco literalmente de la web del gobierno «proporcionar los conocimientos básicos y esenciales sobre seguridad y sobre el ejercicio del hiking al público».

De ahí, y ya dependiendo de los gustos y circunstancias personales de cada uno, se podría pasar a los Family Walks, si se tienen niños, a los Tree Walks si se tiene la edad de jubilación, o a los Nature Trails (como la pista que visitamos ayer) si a uno le gustan los pajarcitos y los monos. El siguiente paso en la cadena evolutiva del hiking serían los Country Trails (de variada dificultad, por supuesto), para finalizar con los Hiking Trails, alguna de las cuales tiene una longitud (dividida en etapas a su vez perfectamente señalizadas, claro está) de más de 100Km, y que son lo que de verdad se puede considerar como «salir al monte».

Todo ello, abrumadoramente señalizado, codificado por colores, clasificado por dificultades, con información sobre los tiempos estimados de finalización, con servicios públicos, zonas de descanso, bancos a mitad del camino y con mapas a las entradas y salidas de los Country Parks.

Resumiendo, que el hiking, como tantas otras cosas más por aquí, está perfectamente organizado, y no es algo tan sencillo como parece…

2 comentarios en “Más sobre el hiking

  1. ¡no me digais que vosotros habeis seguido los pasos recomendados para hacer hiking que os «proporcionen los conocimientos básicos y esenciales sobre seguridad y sobre el ejercicio de este deporte»!

  2. No, nosotros somos más… brutos.
    Sólo necesitamos ver la señal de «por aquí se entra» y «por aquí se sale» A ver si algún día sin quererlo nos encontramos con la cobra… por no hacer caso de las señales… :-S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *