La ceremonia de graduación

Ayer jueves, se celebró en el cole de Ms. Peláez, ése que tan amablemente nos patrocina el visado, la ceremonia de graduación de los alumnos.

Lo cierto es que, durante los dos últimos meses más o menos, habíamos estado viendo en los parques y jardines de ésta nuestra ciudad de adopción, a gran número de jóvenes, haciéndose fotos con togas y birretes. Y con alguna cosa más…

En Hong Kong, no sé si por lo que les queda de ingleses o por lo que tienen de chinos, no se deja nada a la improvisación. Así pues, a principios de la semana pasada, observamos cómo en la avenida central de la universidad se empezaba a montar una carpa amarilla de dimensiones colosales.

Este lunes, cuatro días antes del evento por tanto, la carpa amarilla de dimensiones colosales ya cubría cientos de sillas, en perfecto orden:

CUHK graduation

Como puede verse también en la foto, además de las sillas, cubría unos postes donde posteriormente se colocaron unos monitores enormes, para que nadie se perdiera nada.

Total, que ya en el día de autos, el jaleo era enorme. Gente por todas partes, y sobre todo, mucha gente haciéndose fotos, con las togas puestas. Como ya contamos en su día, lo de hacerse fotos requiere de una pose obligatoria, así que la tropa adoptó inmediatamente la postura:

CUHK graduation

El caso es que, alrededor de nosotros, había cientos de alumnos haciéndose fotos con, por ejemplo, el novio:

CUHK graduation

Con toda la familia:

CUHK graduation

Con la madre y la novia:

CUHK graduation

O con los abuelos:

CUHK graduation

Pero, un momento… ¿qué es lo que lleva en la mano el orgulloso recién graduado? Mmmmm, ¡parece un peluche!

Y es que, durante meses hemos estado viendo a tiarrones como castillos, haciéndose fotos con la toga puesta, y con un ramo de flores en una mano (no problem) y un peluche con toga en la otra.

Quiero insistir en esto. No es algo coyuntural, no. No ha sido casualidad, no. Es la norma. Vean, vean…

Flores y peluche:

CUHK graduation

Peluche:

CUHK graduation

Peluches a pares:

CUHK graduation

Abuela cuidando del peluche:

CUHK graduation

Y la más tierna de todas. Parejita; ella con peluche de graduación, él con un plátanobanano:

CUHK graduation

Qué bonito es el amor cuando no duele.

Como observadores de las pintorescas costumbres locales que somos, hemos enunciado dos teorías sobre el porqué de los peluches de graduación.

Mr. Peláez cree que es un rito iniciático al mundo adulto, una tradición milenaria en la que el niño abandona su infancia haciéndose una foto con su peluche preferido, aquél al que ya nunca más va a volver a ver.

Ms. Peláez cree que simplemente son así, que es un poco difícil de entender, pero que son así.

No obstante, para evitar malas interpretaciones, hemos preguntado a una jonkonesa el porqué de semejante tradición. La respuesta fue: «es que la toga es tan fea, que para que la foto quede bien, hay que hacérsela con un peluche»

Decidan ustedes.

En otro orden de cosas, esta crónica estaría incompleta si no reflejara los incidentes (de lo que no nos enteramos hasta horas después al verlo en el telediario) que se produjeron en el momento en el que comenzaba el discurso del anterior jefe del ejecutivo jonkonés.

Tengan buen fin de semana, y todas esas cosas.

4 comentarios en “La ceremonia de graduación

  1. Hola, el botellón, ¿cuándo lo hacen??? o eso se estila menos por aquel rincón del mundo…. Esto significa Celia que has terminado las clases por unos días?? Pasad buen fin de semana vosotros también. Un besazo gordo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *