Día 194 de la era del dragón

Como no va a ser todo ir de Ciudad Prohibida a Ciudad Prohibida, volvemos a la normalidad jonkonera. Claro que, a lo mejor conviene explicar mejor lo que es la normalidad jonkonera…

Por la mañana examen de cantonés (que, gracias a dios, es algo que no pasa a menudo). Que nadie pregunte por el resultado, porque el profesor me tiene manía.

Por la tarde, aprovechando la incipiente primavera (por cierto, 20 grados con un 90 por ciento de humedad es muuuucho calor) me fui a dar una vuelta por el centro.

La excusa era ir a pillar la puesta de sol en el puerto:

DSC 0529

Como se pueden imaginar, aquello estaba hasta la bandera de foteros. Algunos, incluso vestidos de forma un poco peculiar:

DSC 0533

Exacto, son cuatro monjes budistas haciéndose las fotos de recuerdo. Incluso se hicieron unas cuantas con la pose obligatoria.

Los que no ponían pose eran los de la tele:

DSC 0535

La siguiente parada iban a ser unas pasarelas de Wan Chai, pero de camino pasé por un parque. Y claro, en los parques, después de las seis ¿qué es lo que hay? Pues gente haciendo taichí:

DSC 0544

Por cierto, dependiendo de los tonos con los que se digan el tai y el chí se puede decir, por ejemplo «príncipe», «niño grande», «uvas», «mucho dinero» o incluso, efectivamente, lo que están haciendo esas señoras.

Claro, que no sólo se hace taichí en los parques. ¿Qué es eso tan pequeño que hay debajo de las enooooormes columnas de ese rascacielos?

DSC 0550

Ver a otros hacer deporte hizo que me entraran ganas de tomar un café, así que, café con copita de tiramisú (que como había tenido examen por la mañana estaba bajo de azúcar)

DSC 0555

Y de ahí, por fin, a las pasarelas de Wan Chai:

DSC 0585

DSC 0573

DSC 0568

Días 189, 190 y 191 de la era del dragón

DSC 0063

Pues sí, es Pekín, capital de la República Popular China, y ciudad donde, a pesar de la extendida creencia popular que dice que semejante aseveración no es posible, hace más frío que en Burgos.

Pero empecemos por el principio de los tiempos. El viernes aterrizamos en Pekín a medio día, y nos dirigimos raudos y veloces al hotel para dejar los trastos y empezar a dar patadas. En primer lugar, no, aún no hay metro hasta el aeropuerto de Pekín, y en segundo, no, no importa demasiado, porque nada más salir de la terminal te das de morros con un chiringuito donde se compran los billetes para las diversas líneas que bajan hasta la ciudad.

Así pues, y tras, como manda la tradición, perdernos pese a tener el hotel a dos pasos, y tras pegar un par de saltos en la cama y abrir y cerrar varias veces el minibar diciendo «ohhhhh», nos marchamos al Templo del Cielo.

El Templo del Cielo es en realidad un parque, muy bonito muy bonito, lleno de gente haciendo cosas muy variopintas.

Por el camino, por cierto, hicimos un par de paradas técnicas para hacer las obligatorias fotos de las bicicletas:

DSC 9817

DSC 0024

El Templo del Cielo en sí, es un parque muy grande muy grande, que el emperador utilizaba en sus días de meditación para pedir que hubiera buena cosecha, y que está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde hace la tira de años.

Y efectivamente, Templo había:

DSC 9963

Aquí lo pueden ver más de cerca, con una Ms. Peláez delante:

DSC 9936

Pero sobre todo había gente pasando la tarde. Algunos, jugando con cintas:

DSC 9843

Otros, de cháchara:

DSC 9853

Otros tocando y/o escuchando música:

DSC 9883

Creo que, si no hubiera sido por lo apretado de nuestra agenda, hubiera merecido la pena pasar allí un día entero, simplemente viendo a los pekineses hacer sus cositas cotidianas.

Pero el programa era muy apretado, y había que marcharse corriendo a la Plaza de Tian’an Men, a presentar nuestros respetos al Gran Timonel. No aburriremos con detalles, pero la plaza es impresionante, con cierto toque de grandiosidad soviética.

Por cierto, estando en la Plaza, unos amables lugareños nos preguntaron si podían hacerse una foto con Ms. Peláez, que aunque ya está un poco cansada de tanta fama, no puede dejar de contentar a sus fans. El resultado…

DSC 0074

De la Plaza nos marchamos a uno de los más pintorescos mercados del centro de la ciudad. Como todavía estamos, técnicamente, en tiempos de la festividad de año nuevo, no pudimos dejar de felicitar, otra vez, tan señaladas fechas:

DSC 0085

El mercado lo era tanto de bolsos, carteras, colgantes, cámaras, y no sé cuántas cosas más, como de comidas. Comidas entre las cuales estaban, ciertamente, algunos bichéjulos asquerósulos, como los de estas tres fotos:

IMGP5201

IMGP5203

IMGP5206

Conste que la gente los compraba. Pintoresco.

Menos mal que también había comida para melindres como nosotros, así que le pegamos un poco al noodle y al dumpling:

DSC 0087

DSC 0089

Y con esto, cerramos el día porque el sábado tocaba pegarse el madrugón para ir a la Ciudad Prohibida. En realidad, en mi caso, tocaba pegarse el megamadrugón para ir, a una hora pornográfica, a la Plaza de Tian’an Men a ver la izada de bandera, como otros tropecientos mil chinos más.

DSC 0099

La Ciudad Prohibida era la residencia del Emperador, y en ella se conservan, al parecer, unos 980 edificios. Dicho de otra forma, es grande, pero grande, grande.

Sinceramente, intentar describir lo que vimos, con palabras o con fotos, es una tontería. Estuvimos unas seis horas dentro, y hubiéramos necesitado sesenta más para poder ver, y sobre todo apreciar, todo lo que había ahí dentro.

Y es que no se trata sólo de los edificios, sino que, sobre todo, se trata del contenido de los mismos, ya que hoy en día es un enorme museo.

En parte está en proceso de reforma, imagino que por aquello de tenerla niquelada para los juegos:

DSC 0185

Podría poner cientos de fotos (literalmente), pero les dejo sólo con un par de ellas.

DSC 0222

DSC 0287

DSC 0245

DSC 0189

En fin, que concluímos que una semana no es suficiente para poder verlo todo. Y también concluímos que hay que fastidiarse, que en todos los países del mundo hay un Versalles. Sería el espíritu de Mao…

Bien, con el buen sabor de boca que teníamos, nos fuimos a ver Hutongs. Los hutongs son barrios de callejones, muy típicos de Pekín, de casas bajas de un sólo piso, que están desapareciendo a la velocidad del rayo para dejar paso a la modernidad inmobiliaria.

DSC 0329

DSC 0332

DSC 0337

Sinceramente, yo no le veo el encanto a vivir en una casa sin servicio, sin calefacción, y sin muchas comodidades, por pintoresco que resulte. Eso sí, la cosa da para hacer unas cuantas fotos bastante chulas.

Siguiendo paseando por los alrededores de la Ciudad Prohibida, de Huntong en Huntong, nos encontramos con un lago helado, un lago en el que…

DSC 0358

DSC 0361

Menos mal que, no muy lejos, otro señor ponía el contrapunto de normalidad, simplemente volando una cometa:

DSC 0314

El domingo, por aquello de ser un día tan señalado, nos fuimos a ver templos budistas y confucionistas abiertos al culto. Lo primero que notamos es que gente moderna la hay en todas partes:

DSC 0405

Lo demás, ya lo han visto por aquí: mucho incienso y una sensación de paz y sosiego que también afecta a los que pasamos por ahí como turistas.

DSC 0388

DSC 0393

Por cierto, en la tienda de uno de los templos nos estaba esperando una vieja amiga…

DSC 0493

Ah, por cierto, lo de los Juegos Olímpicos. Sí, están en ello. De hecho, el metro está a punto de estrenar tornos y billetes nuevos:

DSC 0364

DSC 0363

Tras la visita, La Pagoda de Jade, el ránking de las ciudades de Asia que tanto Ms. como Ms Peláez están elaborando queda de la siguiente manera:

Para Ms. Peláez:
1.- Hong Kong
2.- Bangkok
3.- Pekín
4.- Macao
5.- Cantón

Para Mr. Peláez, el ránking queda igual:
1.- Hong Kong
2.- Bangkok
3.- Pekín
4.- Macao
5.- Cantón

Que no es que me haya copiado, es que hay cosas que sólo pueden ser de una manera…

Chincha rabincha

Que este fin de semana también nos vamos de excursión…

pekin_weather.png

El lunes les contamos todo, todo, todo. Si es que sobrevivimos al trago de estar un par de días bajo cero, que pese a ser fornido muchachote y delicada dama castellano/a respectivamente, esto de vivir en clima subtropical nos ha ablandado mucho.

Las linternas olímpicas

Recordarán que hace unas semanas ya dijimos que había un impresionante despliegue de linternas para festejar el año olímpico.

Bueno, pues aquí van unas fotos, con varias de las mascotas en diferentes posturas de combate. Si tuviera que elegir, me quedaba con la primera. Nótese también, en el luminoso de fondo de la última foto, cómo aparece una linda ratita.

DSC 9657

DSC 9659

DSC 9668

DSC 9671

DSC 9687

Por cierto, como éstas pero más pequeñas se pueden encontrar en muchos rinconcillos de Hong Kong.

Una de monedas

En nuestro contínuo afán por entretener, informar, y sobre todo por fastidiar a nuestros amados lectores, nos complace proponerles un pequeño viaje por algunas de las monedas de Asia.

La primera es la Pataca, de Macao. Aquí pueden ver un billete de 10 Patacas:

pataca-10-Scan-080219-0001

pataca-10-Scan-080219-0002

Aquí uno de 100 Patacas:

pataca-100-Scan-080219-0001

pataca-100-Scan-080219-0002

Y aquí uno de 20 Patacas:

pataca-20-Scan-080219-0001

pataca-20-Scan-080219-0002

No sé si se nota, pero es que me encanta decir Pataca. Pataca, Pataca, Pataca, Pataca…

La moneda de Tailandia, sin embargo, tiene un nombre menos molón: Baht. Comenzamos por el billete de 20 Baht:

baht-20-Scan-080219-0001

baht-20-Scan-080219-0002

Seguimos por el de 100:

baht-100-Scan-080219-0002

baht-100-Scan-080219-0001

Y terminamos por el de 500:

baht-500-Scan-080219-0002

baht-500-Scan-080219-0001

Como puede verse, en todos los casos lo que triunfa es la efigie del Rey del país, a quie sus súbditos profesan profunda admiración.

Bien, como sé que lo están deseando, ha llegado la hora de pasar los Yuanes, moneda de la República Popular China. Comenzamos con el billete de 10 céntimos:

yuan 0-1-Scan-080219-0001

yuan 0-1-Scan-080219-0002

Seguimos con el de 50 céntimos:

yuan 0-5-Scan-080219-0001

yuan 0-5-Scan-080219-0002

Y pasamos a la efigie de Mao con el billete de 1 Yuán, seguido del de 10.

yuan 1-Scan-080219-0001

yuan 1-Scan-080219-0002

yuan 10 anverso-Scan-080219-0001

yuan 10 anverso-Scan-080219-0002

Como sé que por ahí hay gente muy, pero que muy vaga, vamos con las equivalencias. Una Pataca vale lo mismo que un Dólar Hongonés (de hecho, en Macao se puede pagar en casi cualquier parte con dólares jonkoneses), por lo que vale más o menos la décima parte de un euro. Un Yuán también vale más o menos lo mismo que un dólar jonkonés, y un Baht, sinceramente, no me acuerdo de cuánto valía, pero creo que alrededor de una quinta parte de un dólar jonkonés.

Por cierto, por lo que hemos visto, en la República Popular casi no cirulan monedas, y las pocas que hemos visto, lo eran de 1 Yuán.

Días 183 y 184 de la era del dragón

Primera incursión en China, destino a Cantón.
Comenzemos con unos cuantos datos prescindibles sobre la ciudad, como dónde está, cómo se llama y cuánta gente vive en ella. Esas tonterías que en mis tiempos se llamaban «geografía».

La primera en la frente. El nombre de la ciudad no se escribe igual en Hong Kong (廣州) y en China (广州). Lo peor de todo es que sabemos porqué, y lo explicaremos otro día.No obstante, el dato a retener es que su nombre romanizado es Guanzhou, y es la capital de la provincia de Cantón (cuyo nombre romanizado es Guangdong). En ella viven del orden de ocho millones de personas.

Así, muy por encima, digamos que la importancia de la ciudad está en que es más o menos la cabecera del delta del Río Perla (a los extremos del cuál están tanto Hong Kong como Macao), y que por ello, siempre ha sido una ciudad con gran vocación comercial, y fue uno de los puertos que los ingleses, franceses y portugueses obligaron a abrir tras la primera guerra del opio.

En los años 90, la gran mayoría de las fábricas que estaban situadas en Hong Kong se trasladaron a la provincia. Los iniciados en el mundo de los cacharritos tal vez gusten de saber que Lenovo, Nikon, Canon, Apple o Dell, por ejemplo, fabrican ahí.

Pero bueno, como todas estas cosas vienen en las enciclopedias, tampoco es cosa de aburrir mucho con ellas. Así pues, vamos a lo que interesa: contar la batallita.

Para empezar, ir de Hong Kong a Cantón no es tan fácil como debería suponerse por aquello de que ambas son ciudades de la República Popular China. Los habituales, no obstante, ya estarán diciendo «es que hace falta un visado para entrar en China desde Hong Kong».
Efectivamente, no es sólo que haga falta un visado, es que hay que cruzar una frontera, con todo lo que eso significa. Por tanto, lo primero fue pasar el control de inmigración de salida en Hong Kong, antes de subir al tren, en la estación de Hung Hom.El tren, de los ferrocarriles chinos, está esperándote en un andén rodeado de una verja, con una llamémosle azafata en la puerta de cada vagón, y, que yo contara, al menos cinco guardias de fronteras chinos, que acompañan al tren en su recorrido.

2008-02-17 at 12-55-29

En el camino hacia Cantón se atraviesa la frontera de Lo Wu (la frontera es un río, sobre el que cruza un puente de acero sobre el que pasa el tren, puente que, al igual que los edificios de ambas orillas, están rodeados de alambre de espino, mientras toda la zona es barrida por unos potentes focos).
A la llegada a la estación de Cantón, los guardias de fronteras te permiten avanzar en una única dirección, la que lleva al control de pasaportes. Curioso esto de «un país, dos sistemas».Bien, total, que de repente estás en la República Popular China de verdad, ésa en la que hay banderas de China por todas partes, no como en Hong Kong…

2008-02-16 at 09-15-37

La China donde uno se puede encontrar por la calle con un grupito de soldados del Ejército Popular de Liberación haciendo sus cosas de soldado:
2008-02-16 at 07-52-59

2008-02-16 at 08-02-54

O la China donde el escudo de la Policía tiene una gran muralla, en vez de las sedes de varios bancos (como pasa en Hong Kong):
2008-02-17 at 08-42-16

Eso sí, también estás en la China que tiene muchas cosas en común con Hong Kong, como mucha, muchísima gente por la calle:
2008-02-16 at 09-21-58

2008-02-16 at 09-25-10

Por cierto, nótese en la segunda foto cómo la gente camina por fuera de la acera, entre la susodicha y una línea amarilla-naranja pintada en el asfalto. Bien, esa línea hace a la vez las funciones de carril-bici y de extensión de la acera (para que pueda caber más gente, claro)Otra cosa en común con Hong Kong: algunas cosas son muy modernas. Por ejemplo, el metro
2008-02-17 at 09-57-46

El metro es muy parecido al de Hong Kong,
2008-02-17 at 10-00-06

Y también se anuncian las paradas en mandarín (el primero), cantonés e inglés. Se puede utilizar una tarjeta muy parecida a la Octopus, y billetes sencillos que son fichas de plástico del tamaño de una moneda:
2008-02-16 at 09-35-12

Para entrar en el metro, se acerca la ficha de plástico a un sensor que está colocado sobre el torno, y éste se abre. Para salir, se deposita la ficha en el torno, y listo:
2008-02-16 at 10-35-26

Sin embargo, aunque el metro parezca bastante eficiente, el medio de transporte rey es la bicicleta, que se utiliza para llevar de todo. Aquí les dejo varias fotos de bicicletas en acción, comenzando por las de una patrulla de policía:
2008-02-17 at 10-25-36

2008-02-17 at 10-21-54

2008-02-17 at 10-21-44

2008-02-17 at 05-53-17

2008-02-17 at 05-46-22

2008-02-16 at 07-45-12

Pero bueno, no todo iban a ser bicicletas, así que hicimos también las pertinentes visitas turísticas, a templos, palacios, y demás monumentos:
2008-02-16 at 09-57-10

2008-02-16 at 10-05-17

2008-02-16 at 10-11-02

2008-02-16 at 10-13-00

2008-02-17 at 06-33-352008-02-17 at 06-32-25

2008-02-17 at 06-31-34

2008-02-17 at 08-49-23

También, claro está, hicimos unas comprillas en algunos de los pintorescos puestecitos que venden ornamentos para la casa con la efigie de Mao:
2008-02-17 at 09-35-48

Y cómo no, fuimos a visitar los parques locales, donde parecen gustar los adornos florales, como por ejemplo esta flor hecha de flores:
2008-02-16 at 11-17-18

O éste otro, a la puerta del Gobierno Provincial:2008-02-16 at 11-25-38

En los parques vimos de casi todo, sobre todo mucha gente haciendo ejercicio, bailando, o jugando a algo parecido al fútbol pero con una pelota parecida a las de bádminton.Aquí pueden ver a Ricitos de Loto recuperando el resuello después de La Gran Subida del Largo Camino Escalonado, junto al cual dos señoras degustan unas mandarinas, a la vez que otra, al fondo, hace sus ejercicios:
2008-02-17 at 08-15-58

Aquí pueden ver al mismo Ricitos unos segundos antes:2008-02-17 at 08-04-00

Y aquí a Aquella Cuyos Ojos Todo Lo Ven, viendo lo que se avecinaba:
2008-02-17 at 08-06-35

Por cierto, fíjense en lo pintoresco de la forma de las farolas…Resumiendo: tras dos días de pelarnos os pies andando, y de posar con cara de idiotas…
2008-02-17 at 07-17-32

… nos volvimos a nuestro pueblo, donde aún nos esperaba la última sorpresa.

Y es que justo antes de pasar el control de inmigración de entrada en Hong Kong, todos los que íbamos en el tren pasamos por un punto en el que varias cámaras térmicas nos escaneaban en busca de fiebre, bajo la atenta mirada de varriado personal sanitario cubierto con máscaras. Todo ello, para evitar la propagación de cualquier posible brote de gripe aviar….Bueno, les dejamos con unas cuántas fotos tópicas de China.
2008-02-17 at 08-10-57

2008-02-17 at 09-00-46

2008-02-17 at 09-50-55

2008-02-17 at 07-40-59

2008-02-16 at 08-02-08

2008-02-17 at 06-32-25

2008-02-17 at 05-58-26

2008-02-16 at 07-46-47

La unión hace la fuerza

Nuestros dos ítems preferidos de Hong Kong (Hello Kitty y la tarjeta octopus) unen sus fuerzas.

Desde el pasado 21 de enero se pude comprar la tarjeta octoups Hello Kitty, que combina lo mejor de la alta tecnología con lo mejor de la cursilería.

La tarjeta está disponible en dos diseños; «fruta colorida»:

Fruit_2.jpg

y «violeta floral romántico»:

Floral_1.jpg

Como pueden ver, todo con los correspondientes colgajos, que es algo que tampoco puede faltar.

Si alguien no se lo cree, puede ver la nota de prensa original.

Que disfruten de su almibarado domingo.