La olla calentita

O lo que aquí llaman «HOT POT» es una comida típica de estos días de invierno y cómo se agradece por cierto, ya que las casas no están acondicionadas a las 3 o 4 semanas de frío, así es que este puchero puede que sea lo único realmente calentito que encuentres en casa: Una olla caliente.

DSC00195

En qué consiste: El Hot Pot es como una fondue de sopa. En el centro de la mesa se coloca la olla de metal o barro que siempre está hirviendo o al menos calentita con un caldo de diferentes sabores y con diferentes especias y alrededor hay carne, verdura, pasta o pescado. Los ingredientes se van añadiendo al compás que estos se van comiendo.
Hay mucha literatura alrededor del Hot Pot (no sólo ingredientes como os he dicho) que si lo trajeron los mongoles, que no hombre que no, que un pueblo nómada no se sienta a organizar algo tan elaborado, que fue la dinastía Tang quien lo introdujo en el norte de China y después la dinastía Quing los que extendieron esta costumbre por toda China… (más información)
Sea como fuere este tipo de preparación de puchero, actualmente fácil de encontrar incluso en muchos restaurantes, se ha convertido en una forma de reunir a familias y a amigos, de compartir una mesa con productos variados, sobrosillos y calentitos y celebrar juntos una vez más el año nuevo chino (aunque no sólo se come en el Año Nuevo Chino)

Por cierto, aquí nuestros compañeros de piso alrededor del Hot Pot que nos preparó Wing un Hong Konés de pura… cepa?

DSC00194

Que aproveche!

4 comentarios en “La olla calentita

  1. Abrigarsus chicos y si la cosa sigue así os envío por SEUR un brasero de mi abuela. Una cosa, me ha parecido ver una lata de San Miguel en la mesa, ¿no es posible verdad?. Besotes.

  2. SI!!! Es posible, San Miguel triunfa y está hecha aqui al ladito: en Filipinas y la anilla de la lata es de las de antes que tiras y te quedas con ella de la mano (por apuntar una anesdota, vaya)

  3. Que ricoooooooooooooo mae mia que envídia y cómo me gusta este blog!!!
    Jo, os diría que volvieseis pero me encanta leeros.
    Besos desde la lejanía madrileña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *