Días 174 y 175 de la era del dragón

Ya han pasado los festejos de año nuevo (que han incluído el cierre de muchas tiendas, algo inédito), festejos que concluyeron con los fuegos artificiales del viernes.

Creo que ya lo hemos contado muchas veces, pero por si acaso va una más. Siempre que se espera alguna aglomeración de gente mayor de lo habitual, la policía toma lo que se llaman «medidas de control de multitudes». Eso incluye desplegar a cientos de policías, cortas calles al tráfico, o poner todos los semáforos en manual y gestionarlos con señores de uniforme, que utlizan cintas para delimitar el área transitable.

incan-20080208-DSC 9061.jpg

A ver si lo sé explicar. A toque de un silbato, ocho agentes mandan parar a los coches que circulan por el cruce, mientras al menos cuatro más (por cada paso de peatones) extienden las cintas para que circulen los peatones. A otro toque de silbato, los de las cintas se retiran, mientras dos agentes más (por cada lado del paso de peatones) mandan parar a los mismos, y mientras los agentes que se encargan del tráfico rodado dan a orden de «circulen». Total, que en cada cruce puede haber un total de 45 policías (incluyendo al sargento y a unos cuantos agentes de reseva).

Sobra decir que, con ese despliegue, se circula muy deprisa.

Por cierto, esto es Nathan Road, calle de tres carriles por sentido por la que circulan decenas de autobuses por minuto…

incan-20080208-DSC 9059.jpg

Claro, que nos pasamos tanto tiempo haciéndonos fotos en sitios vacíos de tráfico, que al final llegamos con el tiempo justo a los fuegos. Pero como la zona del waterfront de Tsim Sha Tsui ya se había llenado de gente, la policía ya no dejaba pasar, así que tuvimos que ver los fuegos en una posición muy poco ventajosa.

incan-20080208-DSC 9075.jpg

incan-20080208-DSC 9072.jpg

No obstante, estuvimos igual de pegados que esta niña:

incan-20080208-DSC 9071.jpg

El día 175 (ayer sábado) nos fuimos a la antigua comisaría de Hollywood Road, la que en tiempos coloniales fue la Central de la Hong Kong Police, y uno de los poquísimos edificios que se conservan de esos tiempos.

El edificio fue construído en 1864, al ladín de la Prisión Victoria. Posteriormente se añadió al complejo el edificio del Central Magistracy. Todo el complejo está declarado Monumento, aunque está abandonado (aunque cuidado) desde el 2001.

El caso es que hasta el día 15 de febrero se celebra la Bienal de Arquitectura de Hong Kong y Shenzen, y está ejerciendo de sala de exposiciones.

El edificio está en buen estado, aunque bastante desconchado:

incan-20080209-DSC 9097.jpg

incan-20080209-DSC 9154.jpg

Lo mejor de todo es que se había aprovechado las salas originales de la comisaría (incluso las celdas de la prisión) para exponer. Por cierto, aquello estaba de foteros hasta la bandera, y era lo más natural del mundo. Podrían tomar nota en algún país que yo me sé.

Bien, lo de las salas originales. Por ejemplo, esta sala era el archivo secreto:

incan-20080209-DSC 9114.jpg

Ésta era la cafetería de oficiales:

incan-20080209-DSC 9110.jpg

Y ésta una sala de interrogatorio:

incan-20080209-DSC 9193.jpg

Y así sucesivamente:

incan-20080209-DSC 9138.jpg

Había instalaciones bastante curiosas, como ésta en la que se representaban los edificios con jaulas pequeñitas:

incan-20080209-DSC 9142.jpg

O ésta otra en la que se veía la evolución del skyline de la isla:

incan-20080209-DSC 9183.jpg

Pero supongo que lo más curioso, al menos para los no iniciados en temas de arquitectura, era la zona de la Prisión Victoria:

incan-20080209-DSC 9243.jpg

incan-20080209-DSC 9207.jpg

Curioso también cómo la modernidad se ha superpuesto a la historia. Vean:

incan-20080209-DSC 9219.jpg

Para los no iniciados, en el papel se detallan las normas para el uso de la televisión, que sólo el oficial de guardia puede encenderla y apagarla y cambiar de canal. Sobre el anuncio, se ha pegado una pegatina de «wifi disponible». Porque claro, esto es Hong Kong, así que en toda la comisaría hay wifi.

Como he dicho, había montajes bastante curiosos. En esta sala, por ejemplo, el suelo era un espejo:

incan-20080209-DSC 9232.jpg

Y a la entrada, habían colocado este cartel:

incan-20080209-DSC 9231.jpg

En el cartel dice algo así como: «cuidado, las que llevéis falda; el suelo es reflectante, si entráis os arriegáis a que os vean el culo» (lo del culo no lo dice en el cartel, lo pongo yo porque me apetece, pero vamos, la idea es ésa).

De la comisaría nos fuimos a leer el periódico, que como puede verse, estaba lleno de noticias fascinantes:

incan-20080209-DSC 9267.jpg

¡Despierta, que te duermes!

incan-20080209-DSC 9282.jpg

Año nuevo V

Seguimos con las milenarias tradiciones del año nuevo lunar, sólo que esta vez, contadas por alguien que sabe de lo que habla.

Pinchando en este enlace se pueden bajar un pdf elaborado por una alumna de Ms. Peláez, repleto de información interesante.

Tengan en cuenta, por un lado, que está escrito por una estudiante de castellano, y por otro, y mucho más importante, que la profesora de esa estudiante es mi santa, así que no quiero oir ni una queja.

Día 170 de la era del dragón – Año nuevo IV

Ayer era el equivalente al día 30 de diciembre, en términos de año lunar, así que cumplimos con la obligatoria visita a una de las múltiples Ferias de Año Nuevo Lunar, en concreto a la de Victoria Park en Causeway Bay.

¿Porqué esa? Pues porque es en la que se esperaba más gente. Y efectivamente, así era:

incan-20080205-DSC 8611.jpg

Como pueden ver, Ms. Peláez está muy triste al verse rodeada de tanto ser humano:

incan-20080205-DSC 8619.jpg

Pero antes de seguir con la Feria, una breve «nota cultural» sobre el año nuevo. Según la leyenda, hace mucho mucho tiempo, había una bestia comedora de personas que vivía en la montaña (o en el mar, dependiendo de a quién preguntes), llamada Nián (年), que venía cada 12 meses, al final del invierno, a comerse a la gente. Pero los chinos pronto descubrieron que la bestia le tenía miedo al color rojo y a los ruidos fuertes, así que le repelieron utilizando petardos, fuegos artificiales, y vistiéndose de rojo y colocando adornos del mismo color en las casas. Por cierto, Guo Nian (過年), que significa «festejar el año nuevo», significa, literalmente, matar al Nián. Así de en serio se toman lo del monstruo.

Bien, esto no lo cuento para chulear, sino para intentar explicar el porqué de algunos de los adornos tradicionales de estas fechas. En primer lugar, ya habrán notado que todo es rojo. Y saben por qué. Además, otro de los adornos típicos es éste:

incan-20080205-DSC 8620.jpg

El adorno imita ristras de petardos, en los que está escrito el carácter de la buena fortuna. Por cierto, los petardos de verdad están prohibidos en Hong Kong por el alto número de incidentes que provocaban, y actualmente se sustituyen por los (esperamos) memorables fuegos artificiales de mañana.

Pero a lo que iba. Los alrededores de la feria, en la que evidentemente se esperaba una alta ocupación humana, estaban perfectamente señalizados:

incan-20080205-DSC 8630.jpg

La idea es fácil. Todo el tráfico humano de entrada a la feria se redirige hacia una única puerta, de forma que la feria sólo se puede recorrer en un sentido, que es igual para todos, y de forma también que el recorrido termina, también para todos, en una misma puerta. Todo eso, ayudado por la abundante señalización, a gran altura, que hace las instrucciones perfectamente visibles.

Vean la entrada:

incan-20080205-DSC 8636.jpg

Y la parte de atrás de la misma pancarta:

incan-20080205-DSC 8638.jpg

Y dentro del recinto de la feria, el sentido de circulación también está regulado:

incan-20080205-DSC 8671.jpg

Seguro que se están preguntado: ¿qué se vendía en la feria? Pues flores:

incan-20080205-DSC 8640.jpg

¿Porqué flores? Porque trae buena fortuna tener flores frescas en casa en año nuevo.

También se vendían muchísimas cosas hinchables:

incan-20080205-DSC 8644.jpg

incan-20080205-DSC 8665.jpg

incan-20080205-DSC 8662.jpg

incan-20080205-DSC 8653.jpg

¿Por qué? Ni idea.

Pero bueno, dejemos la feria en sí y vamos a lo verdaderamente importante: las especialidades culinarias degustadas.

Primero una especie de torta de harina de arroz:

incan-20080205-DSC 8686.jpg

Y luego, una de las sorpresas de la noche: coca-cola frita. En realidad es masa de harina de arroz frita en coca-cola, a la que, por si fuera poco, la ponen un pegote de nata encima:

incan-20080205-DSC 8690.jpg

incan-20080205-DSC 8693.jpg

incan-20080205-DSC 8694.jpg

Tras el subidón de azúcar, nos fuimos a cenar a un restaurante especializado en Laksa, que es una sopa de noodles picante, mezcla de cocina China y Malaya, y que parece ser bastante popular en Singapúr.

incan-20080205-DSC 8698.jpg

También le pegamos al tallarín vietnamita:

incan-20080205-DSC 8700.jpg

Y al pollo de toda la vida de dios:

incan-20080205-DSC 8702.jpg

El caso es que las cosas se podían pedir con varios niveles de picante (de 0 a 5). Dejémoslo en que el nivel 1 era ya de «te levanta la boina». Dudo mucho que nadie pueda llegar al cinco.

Para pasar el picante nos fuimos a otro chiringuito de postres, no de una cadena como la del otro día, sino a un negocio más familiar, pero igual de bueno. De muestra, el mango con sago y tofu dulce:

incan-20080205-DSC 8704.jpg

O la sandía con sago y melón:

incan-20080205-DSC 8705.jpg

Seguiremos informando.

Año nuevo III

Una de las tradiciones de año nuevo es la de pasar tan señaladas fechas con la familia. En lo que aquí se llama «la china continental», es decir, el resto de la República Popular, hay cinco días de vacaciones (que en muchos casos se convierten en quince, dependiendo de cómo caigan las fechas), e incluso aquí en Hong Kong, en donde los comercios abren siempre y a todas horas, hay tres días de vacaciones que parece que se respetan.

Esos días de vacaciones están precisamente para que la gente se pueda marchar a sus lugares de origen para pasar las festividades con sus «seres queridos». Y esa migración es de tal magnitud, que tiene hasta nombre propio (Chunyun: 春運 que literalmente significa «viaje de primavera»). Y no sólo tiene nombre propio, sino que es la mayor migración humana.

En el año 2006, sólo en estos quince días, se produjeron en China más viajes en tren que el Reino Unido durante los años 2005 y 2006. El número total de pasajeros en esos quince días fue de 2.000 millones. Casi nada.

Hay que tener en cuenta que en los últimos 25 años, la migración de las zonas rurales a las ciudades ha sido brutal, que el sistema educativo chino fomenta mucho la movilidad de los estudiantes y que, en fin, esto es China, y que aquí las cantidades son siempre enormes.

De ahí, en parte, los problemas que se han producido en Cantón en la última semana. Si la mayor migración humana se produce justo cuando llegan a China las mayores nieves de los últimos 50 años, y a eso se une que el Gobierno estaba mirando a otro lado, y la nevada es tal que no pueden circular trenes durante 5 días, pasa lo que pasa: cientos de miles de personas rondando la estación, esperando poder coger un tren.

Cuando el Gobierno ha reaccionado, eso sí, lo ha hecho a lo grande. El Ministro de Ferrocarriles ha prometido hacer lo humanamente posible para que se puedan desplazar, atención, un millón de personas al día entre Cantón y Pekín. ¡Un millón al día!

También se ha movilizado al Ejército Popular de Liberación, y se ha sacado a la calle a ¡un millón de soldados! Se están deshelando carreteras a base de circular en tanque por ellas una y otra vez, y se ha puesto a soldados a barrer calles con escobas, literalmente, para retirar la nieve.

Eso sí, hay ciudades que llevan 10 días sin agua, luz, ni calor. Pero eso también es cierto, en los periódicos se ven fotografías dignas del mejor tratado de Realismo Socialista (como una que publicaba hoy el South China Morning Post, hecha por un fotógrafo de AP en la que se veía a una columna de soldados barriendo el suelo en medio de una tormenta de nieve, mientras detrás de ellos hondeaba una enorme bandera roja).

Por cierto, todo esto a Hong Kong le queda «muy lejos» (aunque la ola de frío también llega aquí). No obstante, hoy Unicef publicaba un anuncio a media página en el periódico en el que se dice (traduzco):

¿Quién nos envió los suministros médicos que necesitábamos desesperadamente durante la crisis del SARS?
¿Quién consiguió que por los grifos de Hong Kong siguiera fluyendo agua durante una sequía que afectó a toda la nación?
¿Quién nos ayudó a levantarnos después de la crisis asiática, inyectando enormes capitales y enviándonos a sus turistas?
Es nuestro turno. Hagamos saber a la gente que somos merecedores de lo que recibimos y de lo que muchos de nosotros damos por garantizado.

O como me ha dicho esta mañana uno de los miembros de la Federación de Sindicatos de Hong Kong en uno de los puestos en los están pidiendo dinero, mantas, comida en lata, o cualquier otra cosa que sea útil: «Es el momento de que los camaradas ricos ayudemos a los camaradas pobres. Todos tenemos que empezar un nuevo año el miércoles.»

Año nuevo chino II

En realidad, vamos a renombrar la serie como «año nuevo» sin más, ya que, estando en China, lo demás se sobreentiende.

Hoy no tocan milenarias tradiciones, sino preparativos para la inminente fiesta. Y es que el día 7 por la noche hay un desfile por Tsim Sha Tsui, que el Tourism Board anuncia de la siguiente manera:

incan-20080204-DSC 8551.jpg

Exacto, es una rata. Es lo que toca.

Los habituales ya sabrán que desfile, o fuegos artificiales, o cualquier movimiento de masas en general implican despliegue policial, anuncios en televisión pidiendo que no se empuje ni se pierda la calma en una multitud, y que no se ensucie el suelo, y pancartas en las zonas en las que se prevee la multitud con los mismos mensajes.

Como aquí no se deja nada a la improvisación, hoy ya estaba todo preparado:

incan-20080204-DSC 8521.jpg

incan-20080204-DSC 8523.jpg

Lo dicho: no tiren guarrería, y no empujen, que hay sitio para todos.

El caso es que también se están preparando los graderíos para el desfile:

incan-20080204-DSC 8536.jpg

incan-20080204-DSC 8538.jpg

Pero, ¿qué es eso que se ve al fondo? ¿No son los moñigos olímpicos? Efectivamente, de forma paralela a las celebraciones de año nuevo, hay un despliegue de linternas olímpicas. Recuerden que este año son los Juegos en Pekín, y que aquí tenemos las pruebas olímpicas.

incan-20080204-DSC 8541.jpg

incan-20080204-DSC 8537.jpg

Ya lo dice la pancarta «espectacular despliegue de linternas en año nuevo». Por si acaso, como tengo la foto, se las pongo desde otro ángulo:

incan-20080204-DSC 8547.jpg

Una más sobre el control de multitudes. ¿Ven la línea amarilla del suelo? Bueno, pues sobre esa línea es donde la policía colocará las vallas. ¿Qué vallas? Pues las que permiten dejar un pasillo (a la izquierda de la línea) para la policía y las asistencias médicas, separado e independiente de la zona para las masas (a la derecha de la línea)

incan-20080204-DSC 8546.jpg

Por cierto, si esto es como otras veces, un día antes del evento desalojará por completo la zona para limpiarla a fondo. Exacto, limpian antes de que se ensucie.

Como he dicho al principio estamos a puntito de cambiar de año. Por eso, todos los comercios están decorados con motivos alegóricos (cuo significado explicaremos en breve). Los seven-eleven (véase la Hello Kitty de arriba a la izquierda):

incan-20080204-DSC 8548.jpg

Las grandes cadenas de cacharritos:

incan-20080203-DSC 8515.jpg

Las joyerías (no se ve muy bien, pero lo de la parte de abajo a la derecha del anuncio son colgantes para el móvil):

incan-20080203-DSC 8497.jpg

Y por supuesto, los centros comerciales. Ya pusimos un día un par de fotos de la instalación de la decoración en los centros comerciales de Sha Tin. Bueno, pues ya está completamente colocada, con su árbol de los deseos:

incan-20080203-DSC 8491.jpg

Y su alegoría al florecimiento de la primavera, en forma de mariposas:

incan-20080203-DSC 8484.jpg

incan-20080203-DSC 8488.jpg

Obviamente, donde fueres haz lo que vieres, así que nosotros también nos hicimos la foto con el mariposón:

incan-20080203-DSC 8479.jpg

¿A que parece un angelito? Maravillas del photoshop.

En fin, que volveremos sobre el tema, pero por ahora quédense con que está todo preparado para la fiesta. Para ésta, y para la siguiente…

incan-20080203-DSC 8499.jpg

Día 165 de la era del dragón

Primer día de La Prohibitiva Ciudad Prohibida (es decir, búsqueda de piso). ¿Los resultados? No muy esperanzadores, la verdad. Dejémoslo en que las casas son, efectivamente, muy pequeñas, y muy caras. Nada que no supiéramos, pero bueno.

Como el Largo Primer Día de la Prohibitiva Ciudad Prohibida fue un poquito amargo, decidimos terminarlo endulzándonos un poco, así que nos marchamos a Sai Kung, paraíso culinario por excelencia, a cenar. La cena estuvo bien, pero lo mejor fueron los postres.

Y es que terminamos la velada en uno de los locales de Honeymoon Dessert, una cadena local que se dedica únicamente a servir deliciosos postres, pero deliciosos de verdad, todos ellos basados en las frutas locales.

La carta es extensa. Aquí pueden ver, en primer lugar, a Ms. Peláez y a Shadow intentando decidir entre la multitud de tentaciones, y posteriormente, a Yamamoto, Ms. Peláez y Shadow, encantadas y super-cutes después de haber decidido.

Ordering

Just ordered

La decisión fue muy fácil: «traigan uno de cada». Y lo trajeron:

Una gelatina con trocitos de judía roja:

Desserts

Unas deliciooooooooooooosas empanadillas frías de mango y nata:

Desserts 2

Bolas de coco y nata:

Deserts 3

Una sopa fría de mango, sago y tofu:

Desserts 4

Sopa caliente de sésamo, con unas empanadillas también de sésamo:

Desserts 5

Sopa caliente de mango con pelotillas de sésamo:

Desserts 6

Y unas bolas calientes de gelatina de mango con cobertura de cacahuete picado.

Desserts 7

Todavía nos estamos relamiendo…

Día 164 de la era del dragón

¡San Viernes! ¿Y qué mejor forma de celebrar la llegada del ansiado fin de semana que con un examen de cantonés? :$

Menos mal que la gatita vino en mi ayuda y me sopló las respuestas…

DSC00208

Tras el embarazoso examen, nos marchamos a la civilización (que tras cinco días en la selva uno acaba con unas ganas de abrazarse a un tubo de escape en cuanto lo ve que no es ni medio normal) a encontrarnos con La Latina.

En la competición interna por ver quién tiene el item más «cute» de la gatita, La Latina marcó un gol por toda la escuadra con, atención, unos kleenex!

DSC00209

Por cierto, habrán notado que todo el mundo sale en las fotos con abrigo. Y es que hace un frío que pela, algo que se agrava por un detalle sin importancia: que no hay calefacción en ninguna parte. De hecho, una de las formas que tiene los autóctonos de calentarse es la de utilizar botellas o bolsas de agua caliente a cualquier hora del día. Vean a Ms Peláez abrazada a una de ellas, con cara de pena friolera.

DSC00199

Claro, que otros lugareños combaten el frío bailando. Aquí lo del cantopop tira mucho, y hay mucha afición por el baile coreografiado. Así que ayer, antes de ir a la civilización, nos encontramos con unos alumnos de la universidad, que en vez de estudiar para ser hombres y mujeres de provecho en el día de mañana, estaban bailando. Muy bien.

DSC00205

Por cierto, también vimos un árbol de los deseos (otra de las tradiciones de año nuevo, que contaremos en breve). Éste tenía gnomo, además.

DSC00202

Bien, antes del flashback estábamos en la civilización. La civilización es un sitio donde no hay monos, y donde hay mucha gente y muchos coches, y una cosa que se llama metro y que va muy rápido a todas partes.

DSC00214

Por cierto, tenemos a parte de la XXXXXXXXava flota USA amarrada en Hong Kong. No sé si por ello o no, pero en la estación de Wan Chai, en la zona del barrio rojo de Hong Kong, se han añadido estas pegatinas al plano del metro:

DSC00215

(son las instrucciones para ir a Disneylandia)

El MTR, por cierto, está desplegando en las estaciones donde hay espacio, toda la parafernalia de año nuevo:

DSC00219

Recuerden: el año que viene es el de la rata. Por eso, imagino, un restaurante se anuncia con una imagen de tan simpático roedor. Repito, el anuncio es de un restaurante:

DSC00216

Sin embargo, la visión del roedor no nos impidió ir a cenar a otro restaurante que se anunciaba de forma más discreta, y que además nos da la oportunidad de poner una foto mía, para todas/os mis admiradoras/es, que sé que lo están esperando.

DSC00211

Y con esto, Ms Peláez se despide atentamente de todos ustedes. Mañana más:

DSC00218

En Hong Kong hace frío y no me río

Uno de tiempo.

A ver, que no es que estemos a 20 bajo cero, que no es eso, no, que andaremos entre los 8 y los 12, con una humedad del 98%. Pero que repito, no es el frío, que aquí se pasa en 3 o 4 semanas, pero no, no, no, no es que haga frío. Es que no apagan el aire acondicionado :-S

Supongamos que estás con un biruji de esos que pelan en la estepa castellana, veáse la calle Santiago (Valladolid), calle Preciados (Madrid) etece etece… Y te metes al corte inglés pensando que vas a entrar en calor, o mejor, al bar más cercano y TIENEN PUESTO EL AIRE ACONDICIONADO!!! Además no sólo es que los lugareños no se quejen y pidan que lo apaguen… es que piden tenerlo. Es decir tenemos frio fuera de casa y dentro de casa. No hay calefacción (total, son 3 días, dicen)

Vale, pero en tres días Apagad el aire, sniff, sniff, por favor.

En mi ofi vamos todo con el abrigo puesto, por los pasillos hay aire acondicionado y no veas lo que te piensas ir al servicio, claro que luego estoy 10 minutos en el secador de manos, para que se me quite el color azul de las uñas. Ayer mis compañeras de ofi me dejaron una bolsa de agua caliente y ahí estuve abrazada a ella toda la mañana 🙁

DSC00199

La olla calentita

O lo que aquí llaman «HOT POT» es una comida típica de estos días de invierno y cómo se agradece por cierto, ya que las casas no están acondicionadas a las 3 o 4 semanas de frío, así es que este puchero puede que sea lo único realmente calentito que encuentres en casa: Una olla caliente.

DSC00195

En qué consiste: El Hot Pot es como una fondue de sopa. En el centro de la mesa se coloca la olla de metal o barro que siempre está hirviendo o al menos calentita con un caldo de diferentes sabores y con diferentes especias y alrededor hay carne, verdura, pasta o pescado. Los ingredientes se van añadiendo al compás que estos se van comiendo.
Hay mucha literatura alrededor del Hot Pot (no sólo ingredientes como os he dicho) que si lo trajeron los mongoles, que no hombre que no, que un pueblo nómada no se sienta a organizar algo tan elaborado, que fue la dinastía Tang quien lo introdujo en el norte de China y después la dinastía Quing los que extendieron esta costumbre por toda China… (más información)
Sea como fuere este tipo de preparación de puchero, actualmente fácil de encontrar incluso en muchos restaurantes, se ha convertido en una forma de reunir a familias y a amigos, de compartir una mesa con productos variados, sobrosillos y calentitos y celebrar juntos una vez más el año nuevo chino (aunque no sólo se come en el Año Nuevo Chino)

Por cierto, aquí nuestros compañeros de piso alrededor del Hot Pot que nos preparó Wing un Hong Konés de pura… cepa?

DSC00194

Que aproveche!