Día 226 de la era del dragón

Si el día 225 de la era del dragón estuvo dedicado a profundizar en el conocimiento de lo que aquí se llama heritage, el día 226 lo dedicamos al deporte preferido de los jonkoneses, el hiking, que este caso concreto podríamos rebautizar como eskoñing.

Pero empecemos por el principio de los tiempos. Aunque ya habíamos estado en Sai Kung, nunca habíamos ido a lo que se supone que es su principal encanto: el Sai Kung Contry Park, que según dicen, es el más grande de Hong Kong.

El plan inicial era visitar las playas de Tai Lon Wan, de las que teníamos muy buenas referencias.

Así pues, allá que nos fuimos, Mr y Ms Peláez, La Latina, y D. Orduño, a recorrer parte de la McLehose Trail.

DSC 1440

Lo cierto es que empezamos con bastante buena disposición de ánimo:

DSC 1443

Y es que, pese a que la humedad era del orden del 93%, el paisaje, o lo poco que se podía ver del mismo, era impresionante:

DSC 1449

DSC 1453

Saluden a los cables que tan propiamente estropean la foto, por cierto.

Ya saben que lo del hiking es ir por el monte, pero asfaltado:

DSC 1454

Y como corresponde a toda franja de asfalto que se precie, no pueden faltar las obras:

DSC 1456

DSC 1459

Desgraciadamente, esta vez, pese a estar asfaltado, el camino era bastante complicado, con unas cuestas abajo y arriba de mucho cuidado, lo que unido al calor y a la humedad, hizo que a la media hora estuviéramos todos como sopitas. Nada que no se arregle bebiendo agua…

DSC 1498

O comiendo unos noodles en un pueblecito medio fantasma:

DSC 1508

DSC 1510

No sé si se nota, pero Mr Peláez está intentando recordar dónde se dejó el pulmón. Aún no ha conseguido recordarlo.

El caso es que los señores de ese chiringuito todavía se deben estar partiendo de risa al recordar a los cuatro occidentales asfixiados que les llegaron ayer, intentando hablar chino, para más inri. No me extraña, yo también me reiría.

Pero a lo que iba. Al final llegamos a la playa de autos, pero la cosa no pintaba demasiado bien:

DSC 1524

… al menos para nosotros, porque había quien parecía estar allí tan contento:

DSC 1528

Pero como veíamos que la nube cada vez estaba más cerca:

DSC 1506

decidimos emprender el viaje de vuelta, ya con menos ganas de poner caritas en las fotos.

Les dejo con unos cuantos momentos frondosamente verdes:

DSC 1468

DSC 1471

DSC 1472

DSC 1485

DSC 1491

Habrá que volver, cuando el tiempo mejore y sobre todo cuando se nos pase el escoñe. O cuando se les pase la risa a los forestales a los que les preguntamos dónde estaba la parada de autobús cuando llegamos al final de la pista. Que me imagino que todavía se estarán riendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *