La piscina

Ya hemos contado no sé cuántas veces lo de la disposición de la casa donde vivimos, así que nos ahorramos dar otra vez la paliza con lo mismo.

Casi cuela. Se siente, volvemos a dar la paliza con lo mismo de siempre.

En lo que nosotros hemos dado en llamar «zonas comunes» y que aquí se llama «Residential Podium» se encuentra el Club House, que es como su nombre indica, una especie de club social al que sólo tienen acceso los residentes (previo pago de la tarifa anual, que es de 150 dólares anuales).

La membresía da acceso a una serie de facilidades y equipamientos (pista de tenis, sala de karaoke, gimnasio, squash, minigolf, billares, ping pong, sala de lectura de la prensa diaria con la prensa diaria…) que, aunque también son de pago, resultan muy poco gravosos para el sufrido bolsillo de sus seguros servidores.

Entre los servicios disponibles está, como ya se ha dicho, la piscina. La piscina se encuentra en la parte alta del Club House, que está fisicamente ubicado en una especie de edificio de una planta en el Residential Podium, y como todas las piscinas locales, es descubierta.

Cierto, descubierta. Y es que tanto las piscinas públicas como las privadas (en situación similar a la de nuestro Club House) están al aire libre. Las públicas están abiertas todo el año, y la de nuestra casa, sólo de mayo a noviembre.

Obviamente, el agradable clima local permite ir a la piscina descubierta casi todo el año, pero por si acaso, la temperatura del agua suele estar entre los 28 y los 30 grados. Y aunque parezca mentira, se está dentro como dios.

Las piscinas suelen abrir de 6 de la mañana a 10 de la noche (la nuestra de 7 a 10) pero con un horario partido en turnos, de forma que se cierran durante períodos de media hora, para limpiarlas. Y da igual que seas el único que está bañándose; si es la hora de limpiar, te echan para limpiar.

Pero bueno, vamos a las fotos, que es lo que están todos esperando. Aquí pueden ver cómo, y espero que me perdonen, no se te puede ni escapar un gasecillo en la piscina, porque te van a ver todos los vecinos.

00025.jpg

00019.jpg

Por cierto, el agua que renueva el contenido de la piscina entra por un lateral de la misma, en forma de chorros a presión, que dan mucho gustito, y que por tanto están muy solicitados.

Además, también hay varias especies animales bastante extrañas, como el qwáilo de las profundidades, temible monstruo marino…

00006.jpg

o la sirena de occidente, de dulce y embrujador canto

00017.jpg

Una cosa más: en caso de lanzamiento de alerta climatológica (tormenta eléctrica, tifón, lluvias torrenciales o similar) la piscina se desaloja a la velocidad del rayo. Como por ejemplo, ayer, que cuando estábamos cociéndonos en la sopita piscinera, dándonos un masajito en la espalda con las burbujas del chorrillo, nos desalojaron por alerta de tormenta. Media hora después, cayó lo más grande…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *