Festival de medio otoño

Pues ya ha pasado un año, que parece que fue ayer y todo eso, desde el Festival de Medio Otoño (Mid-autumn festival/中秋節) del año pasado.

No vamos a contar lo mismo otra vez (por pereza, no por falta de ganas de dar la paliza), pero como este año la fiesta nos toca en zona civilizada, en vez de en medio de la selva, sí que queríamos hacer notar que, efectivamente, la cosa es de enjundia (recordemos que, a grandes rasgos, la festividad es equivalente en importancia a las navidades occidentales).

Eso sí, como ya estamos un poquitín más enterados de las cosas, les vamos a contar una de las leyendas asociadas a la fiesta, la de Houyi el arquero.

Hace muchos muchos años, había diez soles, con forma de pájaros, que descansaban sobre un árbol en el extremo oriental del mar. Cada día, uno de esos pájaros daba una vuelta alrededor de la tierra en un carruaje.

Sin embargo, un día, los diez soles giraron alrededor de la tierra a la vez, quemando la tierra a su paso. El emperador de China encargó a Houyi, uno de sus arqueros, que matara a todos los pájaros menos uno. Houyi o hizo, y como recompensa, el emperador el entregó una pastilla que proporcionaba la vida eterna a quien la tomara, pero le pidió que antes de tomarla, se preparara rezando durante un año.

Houyi se la llevó a casa, y la escondió debajo de una almohada. Sin embargo, el emperador le reclamó para otra misión, y tuvo que dejar su casa, momento en el que su esposa, Chang’e vio un resplandor salir de debajo de la almohada, miró, encontró la píldora, y se la tomó.

En ese momento, Houyi volvió a casa, y al darse cuenta de lo que había pasado, empezó a reñir a su mujer. Ésta, que al tomar la pastilla se había dado cuenta de que podía volar, salío volando por la ventana hacia el cielo.

Houyi la persiguió, pero no pudo darle alcance por culpa del viento. Así pues, Chang’e llegó a la luna, pero estaba cansada y sin aliento, así que tosió, y en ese momento, parte de la píldora cayó de su boca.

Chang’e le pidió a Hare (el conejo que vive en la luna, otro mito asiático) que que hiciera otra píldora, para de esa forma, poder volver volando a la tierra con su marido.

A día de hoy, Hare todavía está intentnado conseguir las hierbas que necesita para hacer la píldora. Houyi se construyó un palacio en el sol, donde es Yang (el príncipe hombre), mientras que Chang’e sigue viviendo en la luna, donde es Ying (la princesa mujer). Una vez al año, en el festival del medio otoño, Houyi visita a su esposa. Por eso, ese día la luna es tan hermosa.

El caso es que en nuestra casa, como en la mayoría de casas de alrededor, hará cosa de unas tres semanas se arrancaron las decoraciones olímpicas, y se colocaron las del Festival.

Como se puede ver, tenemos farolitos en el portal:

IMG_1535.jpg
(tal vez convendría aclarar que Ms. Peláez no es parte de las decoraciones festivas)

También tenemos un mural a la entrada del Club House:

IMG_1518.jpg
(pueden ver a Chang’e y al conejo a sus pies)

Más farolitos:

IMG_1517.jpg

Y más farolitos aún:

IMG_1516.jpg
(no, Mr. Peláez tampoco es un farolito)

¿Cómo se va a celebrar la fiesta? Pues en primer lugar, con muchas linternas (o farolitos, como se quieran llamar) especialmente en Victoria Park y/o en cualquier sitio cercano al agua. También, compartiendo y/o regalando mooncakes.

Nosotros, sin embargo, no vamos a estar aquí para celebrar. ¿Por qué? Porque mañana nos vamos a un sitio donde está prohibido comer chicle…

Un comentario en “Festival de medio otoño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *